Rollos de canela

Me disculpan que la foto sea tan “casera”, espero pronto subirles mejores fotos.

Aquí estoy de nuevo, pero esta vez con receta!!!! Sí para empezar con el propósito verdadero de mi blog. El domingo que pasó tuve un accidente en carro, por lo que he estado sin carro hasta nuevo aviso, lo que ha significado un poco más de tiempo para hornear lo que yo me quiero comer mmmmmmm. A veces no me da chance de hacer más que lo que me encarguen los clientes, y me quedo con las ganas de hacer esto o aquello.

Bueno, hoy en la mañana quería hornear de todo, pensé en hacer donas, en hacer macarons, en hacer galletas, hacer cremitas, croisants y rollos de canela. Tenía un conflicto en mi cabeza y total que me decidí por los rollos de canela, y no me arrepiento porque me quedaron mmmmmmm deliciosos!!!

Aquí les dejo la receta:

Masa:

  • 1/2 taza de Agua tibia
  • 1 cucharada de Azúcar corriente
  • 3 cucharadas de Levadura granulada

Se revuelven estos 3 ingredientes y se deja reposar hasta que hagan espuma y reservamos.

  • 4 1/4 tazas de harina
  • 3/4 de taza de leche tibia
  • Una pizca de sal
  • 1 huevo
  • 1/2 taza de azúcar corriente
  • Una barra de mantequilla a temperatura ambiente

En la batidora batimos todos los ingredientes secos y la mantequilla, cuando ya están bien mezclados agregamos la leche, el huevo y el fermento que hicimos al principio y batimos hasta que tengamos una masa pegajosa pero lisa.


Tapamos y dejamos crecer por una hora más o menos.

Después de una hora así se ve

Enharinamos la mesa y con un bolillo estiramos la pasta formando un tipo de rectángulo de 1 cm de espesor más o menos. Es importante enharinar bien la mesa por que como esta masa es pegajosa es peligroso que se nos pegue y no podamos enrollar bien.

A continuación le agregamos el siguiente relleno:

  • Un tarro de queso crema de 220 gr.
  • 1/2 cucharadita de vainilla
  • 4 cucharadas de canela
  • 1/4 barra de mantequilla
  • 1 1/4 taza de azúcar corriente

Mezclar todos esos ingredientes y untar a la masa.


Enrollar con mucho cuidado de que no se nos salga el relleno de canela.


Cortar rueditas de unos 4 cm de grosor y ponerlas en un pyrex o en una bandeja de galletas, yo le puse papel encerado al pyrex, pero creo que no era necesario.


Se tapan y se dejan crecer por unos 50 minutos. Yo sé que da mucha pereza estar esperando que crezcan, pero vale la pena.


Ya cuando están crecidos los metemos al horno previamente precalentado a 180• y horneamos por unos 20-30 minutos, lógicamente va a depender de su horno y de que tan doraditos los queremos. A mí me gustan blanquitos, así que solo los dejé 20 minutos.


Inmediatamente que salen del horno les ponemos el siguiente glaseado:

  • 1 1/2 taza de azúcar en polvo
  • 2 cucharadas de jugo de limón

Se revuelven bien y con una cuchara se vierte encima de los rollos.


Y taránnn!!! Tenemos listos nuestros rollos de canela. Espero que Uds los dejen enfriar y no hagan las mías que me los empecé a comer todavía calientes y empecé a dudar que estuvieran bien cocinados jejejeje.

Espero que les guste la receta y si la hacen me cuentan qué tal les fue. Ojalá me manden fotos!

Un abrazo!

Ale Sweet 😉

Ale Sweet!

Hola! Había estado pensando en cómo empezar este blog, me pregunté de qué tema interesante podía hablar, o de qué manera podría llamar la atención de las personas, y la pura verdad no se me ocurrió nada, así que decidí escribir un poco sobre mí para que Uds me conozcan y espero que conforme vayan pasando los días se me vayan ocurriendo temas de interés para publicar.

Mi nombre es Alejandra Rodríguez y mi seudónimo para este blog es Ale Sweet, se preguntarán qué tan empalagosa soy de modo que me puse ese nombre de usuario, pero les cuento que ese nombre se debe a mi pequeña empresita de repostería llamada Sweet Factory by Ale (si alguno tiene gusto puede buscarme en FB).

Este es mi logo

Nací un 16 de junio de 1984 (saquen cuentas), en San José Costa Rica, en el hospital Calderón Guardia. Viví los primeros 20 años de mi vida en Mata de Plátano, Goicoechea y actualmente vivo en El Rodeo, Coronado. Me enamoré de este bello Cantón y a veces digo que de aquí ya no me saca nadie.

Tuve una niñez muy hermosa, viví algún tiempo a la par de mis abuelos y mis tías, quienes me chinearon demasiado, además de mis papás por supuesto. Fui hija única durante casi 9 años, hasta que empecé a pedir un hermanito porque mi sueño era llegar a ser tía (lo cual está en la cola de un venado, por más que le insisto a mis hermanos que tienen que cumplir con el propósito para el cual fueron traídos a este mundo no me dan pelota). Así que mis papás me dieron a mi hermana María José, un año después a Leo y para cerrar la fábrica nació Adriana cuando yo tenía 14 años.

Esta foto es un poco vieja, pero no he encontrado otra

Siguiendo con mi relato, mi juventud fue bastante normal y a los 20 años me casé, conocí a mi esposo en el cole, estudiábamos en el Liceo Napoleón Quesada, nos conocimos en un acto cívico y nos hicimos buenos amigos, él estaba 2 años más adelantado que yo, así que ese año se graduó y nos dejamos de ver por un periodo corto de tiempo, luego, nos volvimos a encontrar y nos hicimos novios. Estuvimos “jalando” 2 años y nos casamos. Duramos 8 años casados y después lamentablemente él enfermó gravemente y murió con apenas 31 años de edad.

Después de eso la vida me cambió por completo. Sin embargo soy del pensar que las cosas pasan por algo y que la vida hay que agarrarla por los cachos; casi 4 años después de su muerte aún no sé cuál es el plan de Dios para mi vida, pero si esas son las cartas con las que tengo que jugar lo haré.

Después de toda esa tragedia decidí dejar el trabajo en el que estaba para dedicarme de lleno a mi negocio. Tuve mucho susto,me autosaboteaba algunas veces, pero por dicha emprendí la aventura.

Hoy por hoy puedo decir que amo mi trabajo, y no me arrepiento ni un solo momento de mi decisión. Tengo los mejores clientes del mundo, y soy afortunada de lo que tengo. 

Cuando hay que degustar yo me sacrifico

Y ésta a grandes rasgos es mi historia. Sé que me irán conociendo mejor en el transcurso del blog.

Recuerden que la vida es una constante lucha, nada es fácil pero vale la pena arriesgarse.

Un abrazo!

Ale Sweet.